¿Sabías que existe un estilo de yoga para cada necesidad? Ponerte en forma, reducir el estrés y la ansiedad, mejorar tu postura, aliviar dolores físicos, mejorar la circulación...

Descubre aquí el estilo de yoga que va contigo

¿Cuál de estas situaciones se parece más a la tuya?

CASO 1

  • Practicas yoga o algún otro deporte con regularidad o lo has practicado hasta hace poco.
  • Tu estilo de vida te pide tener un nivel de energía alto y constante, que te permita afrontar cualquier situación personal o laboral con lucidez y agilidad.
  • Quieres mantenerte en forma y activo, fortalecer tu musculatura y aumentar tu flexibilidad potenciando, a la vez, tus capacidades cognitivas y tu sensación de bienestar físico y mental.

CASO 2

  • Hace mucho que no practicas ningún deporte o ponerte en forma no es tu prioridad a la hora de valorar la práctica de yoga.
  • En tu día a día, sientes que necesitas trabajar la paciencia y reducir el ruido mental por las obligaciones y las preocupaciones.
  • Quieres que tus habilidades físicas no sean un condicionante, reducir el estrés y gestionar tus emociones con paciencia para afrontar el día con calma y serenidad.

CASO 3

  • Tus capacidades físicas y de movilidad son reducidas.
  • Tienes dolores a causa de la malas posturas o sobresfuerzos en casa o en el trabajo o sufres alguna enfermedad como fibromialgia, lumbalgia, ciática, artritis o problemas de columna.
  • Necesitas corregir tu postura, fortalecer tu musculatura y aumentar tu flexibilidad a la vez que aliviar el dolor físico y mejorar tu movilidad.

Copyright © 2024 Soraya Aguilera. Todos los derechos reservados.

Políticas de Privacidad